Educamos desde el Ser, para Ser | |

06
Jul

0

AMOR, APEGO O DEPENDENCIA:

Hoy queremos hablar de algo que en nuestros cursos de Coaching Transpersonal y Coaching Educativo e Inteligencia Emocional trabajamos bastante: sobre el amor, los apegos y las dependencias.

Cuando hablamos de Amor, lo primero que hacemos es pensar en el amor de pareja, así que para abrir boca vamos a empezar a hablar sobre este tipo de amor.

Muchos, la gran mayoría nos hemos enamorados, hemos vivido en ese nube en el que todo es mágico, en que la felicidad es tal, que pase lo que pase, no nos afecta, o al menos, a menor nivel. Y decimos “esto que siento es AMOR con mayúscula”, pero después pasa que ese amor se va desvaneciendo con el tiempo, la convivencia, las expectativas no cumplidas, las peleas, los reproches, los rencores, y lo que antes era amor ahora de pronto ese amor se convierte en desavenencias, “odio” y miedo (que no es más que lo contrario del amor).

Y pasamos una gran parte de nuestra vida, sumergidos en una relación que navega entre el amor y el odio, con todos sus matices de grises de un extremo a otro.

Lo que realmente hacemos cuando buscamos el amor de pareja es buscar a alguien que nos llene el vacío que sentimos por dentro y que no queremos sentir. Alguien que nos de seguridad, libertad, estabilidad, amor… la felicidad que por nosotros mismos no logramos alcanzar.

Buscamos en la pareja tapar los constantes sentimientos subyacentes de descontento, de inseguridad, de rabia, dolor, de insuficiencia. Emociones que realmente forman parte de nosotros y que no queremos ver que son emociones nuestras, propias, que surgen de nuestras infancias, de nuestras sombras, de nuestras experiencias, expectativas, etc.

Como no queremos verlo lo achacamos a la pareja. Por lo tanto, tener una relación de amor/odio nos viene bien para tapar todas estas emociones, y deshacernos de ellas para no mirarlas a la cara y hacerles frente. Nos hace falta una pareja para poder vivirlas disfrazadas, maquilladas y de ahí la relación amor/odio y de dependencia a una relación que no funciona.

En realidad el amor de pareja, entendido como tal, es una ilusión que nos funciona por un tiempo.

Pero pasa que después la persona de la que nos hemos enamorado “deja de ser la tapadera para el dolor, el odio, el descontento o la insatisfacción que tienen su origen en la sensación de insuficiencia y de sentirse incompleto”, como dice Eckhart Tolle. Entonces surgen esas emociones ocultas y se proyectan sobre lo que antes fue nuestro enamorado/a, por lo que amor se convierte en “odio”, pero este odio no es más que una expresión de nuestro propio dolor.

Lo que hace el amor, el enamoramiento, es tapar ese dolor por un tiempo, ya que ninguna persona puede ocultar de forma permanentemente ese dolor.

Para poder amar sin dependencias, sin ataduras, primero hemos de ser consciente de nuestro dolor, de nuestra fragilidad, de nuestra búsqueda constante de amor, pero esa búsqueda, ese vacío solo lo podemos llenar con amor hacia nosotros mismos, y así cuando nos sintamos completos, podremos amar de vedad, sin necesidades de que el otro nos diga, o nos haga, o nos quiera… Amaremos y desde ese amor, seremos amados, por nosotros mismos y por los que nos rodea.

Esto es un gran trabajo de tomar conciencia, de mirar hacia dentro, de gestionar las emociones. Trabajo que vamos desarrollando en nuestros cursos con nuestros alumnos del Experto en Coaching Transpersonal y en el de Coaching Educativo e Inteligencia Emocional.

Autor
Isabel Bueno

Ningún Comentario

Respuesta

*