Educamos desde el Ser, para Ser | |

04
Nov

0

Cómo conectar con nosotros mismos y por qué nos desconectamos:

Cuando hablamos de conectar con nuestro interior, hablamos de conectar con ese espacio en el que realmente nos sentimos de verdad. Donde sentimos nuestro sí mismo, nuestro ser. Es un espacio donde no hay dudas, ni miedos, ni apegos, no hay nada más que nosotros mismos. En Escuela Proyecto Ser ésta conexión interior es el punto de partida de nuestro Experto en Coaching Educativo e Inteligencia Emocional y del curso Experto en Coaching Transpersonal.

Eso conlleva que en ese espacio, dónde solo estamos nosotros, sea un espacio de amor, amor hacia nosotros mismo y en consecuencia hacia los demás, esa es la verdadera conexión.

Esta conexión interior la vamos perdiendo poco a poco.

Todos cuando nacemos, nacemos conectados. Nacemos como seres amorosos, nacemos llenos de luz, de amor, de bondad, nacemos blanditos, conectados a nuestra madre en fusión emocional con ella, «ella soy yo y yo soy ella», «ella (si estuviera conectada) siente lo que yo siento», y «yo siento lo que ella siente», y esto es así por diseño humano.

Lo que pasa es que nos vamos desconectando desde el mimo día que nacemos. Ahí es cuando se inicia esa desconexión que luego tendremos que buscarlas de adultos, en el mejor de los casos.

Nos desconectamos de nuestras necesidades más internas y fisiológicas, cuando nuestra madre nos pone en la cuna y nos deja llorar, cuando nos imponen horarios eternos de adultos, horarios para comidas, horarios para salir a juga. En el colegio también, tenemos horarios para todo, para estudiar, para hablar, para callar, para ir al baño, para jugar, para gritar, para todo… y esto  hace que nos vayamos des-conectándonos poco a poco con nosotros mismos, con nuestro Ser, con nuestras necesidades, con nuestro interior y vivamos acoplados a un vida estándar y organizada, no según nuestras necesidades internas (necesidades emocionales y/o fisiológicas), si no acoplados a unas necesidades sociales y de productividad.

Debido a la educación y al sistema del patriarcado existente actualmente y desde siglos atrás, perdemos la conexión hacia nosotros mismos desde el mismo momento que nacemos, y vamos creciendo extirpando todos aquellos vestigios de conexión que podamos tener.

¿Y qué hacer ante esto?

Ante lo que ya paso no podemos hacer anda, podemos hacer algo aquí y ahora en la medida que cada uno pueda.

Lo primero despertar de este sometimiento o sueño fuera de nosotros mismos.

En ocasiones, al ir por la calle paseando, nos sorprendemos esbozando una sonrisa al ver un bonito árbol, o un niño jugando con su perro, y como no, ante una preciosa puesta de sol.

Estos momentos son verdaderas ocasiones para experimentar como brota libremente nuestro ser interior, sin que la mente intervenga, ya que esos momentos de belleza, amor y naturaleza resuenan en nuestro interior de manera muy potente. Esas cualidades forman parte de lo que realmente somos.

Es importante conectarnos con nosotros mismos para poder escucharnos y nutrirnos de lo que realmente necesitamos.

Autor
Isabel Bueno

Ningún Comentario

Respuesta

*