Educamos desde el Ser, para Ser | |

13
Jun

0

CÓMO PASAR DEL AUTORITARISMO A UNA EDUCACIÓN CONSCIENTE

Una educación consciente no es más que una forma de ejercer la educación desde una nueva consciencia, con intencionalidad.

Educar conscientemente es ir más allá de las apariencias y de los comportamientos superficiales, permitiéndonos conocer a los niños en toda su esencia, para así actuar desde la comprensión.

Es respetar al niño como una persona que piensa, siente y actúa dentro de su cualidad de niño. Por lo tanto se valida la persona que es.

En muchas otras culturas, los niños son muy valorados en la sociedad, se les respetan y toman en cuenta a la hora de tomar decisiones y no solo dentro del clan o de la familia, sino también en el ámbito social. Ya que consideran que sus capacidades y opiniones no están manchadas por creencias o enjuiciamientos que si pueden manchar la capacidad de decidir de un adulto, así como que también valoran su sensatez e intuición.

En nuestra civilización ha primado una educación basada en el autoritarismo y en la negación del niño como persona, pues se le enseña a actuar, a pensar y sentir según los adultos les indican.

Para Escuela proyecto Ser, ser educador consciente es mirarse en un espejo continuamente, el espejo de nuestros educandos, donde tenemos la oportunidad de ver lo mejor y lo peor de nosotros mismos en ellos. Esta esencia está presente en nuestros cursos de Coaching e inteligencia Emocional.

Por lo tanto para ser educador consciente es importante embarcarse en un trabajo interior propio, un trabajo nuestro interno, que no es más que encontrar nuestra forma de estar en el mundo “sacando lo mejor, lo más profundo y lo más creativo que hay en nosotros” como indican Kabat-Zinn. Para ello la inteligencia emocional es fundamental en este proceso.

Si actuamos en modo automático caeremos en nuestros viejos patrones que están intrínsecamente relacionados a cómo nos han educado a nosotros. Volveremos a la reactividad y a los deseos de nuestra mente y de nuestros pensamientos, enjuiciándonos a nosotros mismos, a nuestro entorno, a nuestros hijos y a nuestros alumnos como una forma natural de pensar, contaminando y quedando en el vacío esas ganas de educar con la mirada puesta en el niño.

El educador consciente nos solo es el padre o el profesor, sino también el que actúa de coach educativo, el orientador, la persona que lo escucha y que mira al niño respetando todo lo que Es.

Ningún Comentario

Respuesta

*