Educamos desde el Ser, para Ser | |

22
Dic

0

Educando con humor

Educar es una cosa muy seria, en eso estamos de acuerdo. Pero está claro que en ocasiones el humor nos puede llevar a comprender mejor algunas cosas, y también a afrontar algunas otras. Por eso, os queremos hablar de la ponencia de Carles Capdevila, en la que nos habla de educar a nuestros hijos, pero siempre con el humor como medio.

¿Quién es Carles Capdevila? Carles Capdevila es un periodista español, director del diario Ara y profesor de comunicación en la Universidad de Barcelona. También es colaborador del espacio Guía de Padres de Hoy por Hoy, el programa de Cadena Ser y colaborador del programa Divendres y Matins de TV3, y escritor de distintos libros. Además de su faceta profesional, Carles es padre de cuatro hijos.

Hace unos meses, Carles Capdevila participó en Gestionando Hijos de Barcelona con una intervención sobre la educación y el humor. Con su particular manera de comunicar, contaba cuál era la labor de un padre y gracias a su humor contó verdades comunes a todos los padres. Al fin y al cabo, una ponencia sobre la importancia del sentido del humor y de enfocar nuestra vida de una determinada manera.

Aquí os dejamos la ponencia para que no os la perdáis:

Como nos dice en su ponencia, él entiende la educación basada en cinco sentidos, que son los siguientes:

Sentido común: en muchas ocasiones, el menos común de los sentidos. Porque en ocasiones, cuando nos convertimos en padres perdemos el tener los pies en la tierra.

Sentido del ridículo: algunos padres pierden la perspectiva cuando se ponen en traje de padres, y con esa pérdida de perspectiva, tienen un punto ridículo.

Sentido del deber y de la responsabilidad: tener un hijo te cambia la vida. Y como él cuenta, si una pareja no quiere cambiar, que no tengan hijos. Hay un deber y una responsabilidad asociados a tener un hijo que no se puede olvidar.

Sentido moral: los padres tienen que transmitir a sus hijos unos valores. Educar en valores es fundamental, sobre todo cuando vemos que los más pequeños aprenden por imitación. Si nuestros hijos nos ven a los padres hacer un determinado gesto, ellos lo repetirán.

Y por supuesto, el sentido del humor: gracias al humor, podemos hacer partícipes a nuestros hijos de enseñanzas de temas divertidos, pero también utilizarlo para hablar de educación desde otra manera.

¿Conocíais esta intervención? ¿Qué os ha parecido?

Ningún Comentario

Respuesta

*