Educamos desde el Ser, para Ser | |

27
Ene

0
El experimento que pregunta a tres generaciones: ¿Cómo jugabas cuando eras niño?

El experimento que pregunta a tres generaciones: ¿Cómo jugabas cuando eras niño?

Durante los últimos años hemos visto como los vídeos se convierten en herramientas únicas para ponernos delante de los ojos realidades que desconocíamos o de las que no éramos conscientes.

Hoy os queremos traer un vídeo que pertenece a la campaña de Nature Valley,  una marca de alimentación con una vinculación con la naturaleza y el mundo de la ecología.

En este vídeo se realiza la misma pregunta a tres generaciones distintas. La pregunta, a priori, no es una pregunta complicada ni tan siquiera polémica. Es la siguiente: “¿Cómo jugabas cuando eras niño?”. Sencillo, ¿verdad?

Aquí os dejamos el vídeo y seguimos hablando después de que lo veáis:


¿Es posible que ante una pregunta tan sencilla se den respuestas tan diferentes? Vemos como los abuelos y abuelas se divertían en el campo, recogiendo arándanos, sembrando fruta, corriendo por el bosque. También escuchamos a los padres y madres haciendo deporte con sus amigos, construyendo fortalezas, pasando el rato por ahí disfrutando del día.

Entonces es cuando llegan los niños y niñas, los que podrían ser nuestros hijos e hijas y explican que su manera de divertirse y jugar es a través de los videojuegos, de sus teléfonos móviles, mandando emails o viendo la televisión. Actividades que se llevan a cabo en la mayor parte de los casos en la soledad y en casa.

Lo preocupante de la respuesta de los niños y niñas es la cantidad de horas que pasan al día realizando estas actividades tecnológicas que ellos llaman jugar. Cuando se les muestra esa realidad a las generaciones pasadas, estas personas se asustan o se entristecen o las dos cosas a partes iguales.

Aunque este vídeo forme parte de una campaña comercial, nos sirve para darnos cuenta de que la generación de niños y niñas actuales están viviendo su niñez de una manera diferente, en la que se están perdiendo el contacto no sólo con la naturaleza, sino también con las relaciones cara a cara.

Está claro que las circunstancias han cambiado entre estas generaciones. Las nuevas tecnologías han venido para quedarse y facilitarnos la vida, pero es necesario plantearse que no deberían sustituir otras actividades.

En ocasiones resulta muy sencillo poner a nuestro hijo o hija un vídeo en el móvil para que no se queje, pero hay que saber cuándo parar. Realizar actividades en familia es una buena manera que crear un vínculo y además hacer que los peques disfruten de la magia que ocurre fuera de las tablets y televisiones.

Esperamos que este vídeo nos ayude a replantearnos los tiempos de calidad en familia, a través de actividades en conjunto, y que también animemos a nuestros niños y niñas a desconectar los aparatos tecnológicos y conectar con las emociones.

Ningún Comentario

Respuesta

*