Educamos desde el Ser, para Ser | |

07
Jul

0

EN BUSCA DE LA LAGUNA VERDE: VACACIONES, VIAJES, PLANES, EXPECTATIVAS…

Hace un tiempo un buen amigo me contaba que había planeado un viaje en sus vacaciones; una ruta por el bosque para encontrar la Laguna Verde.

¡Vacaciones! Todo un año esperando este momento, un año proyectando en este periodo estival planes, expectativas, experiencias y hasta emociones:

– “Estas vacaciones me iré a…”

– “Cuando lleguen las vacaciones, descansaré”

– “¡Qué a gusto estaré en vacaciones!”

– “¡Qué ganas de desconectar de todo!”

Toca hacer la maleta y, si me permites, yo llenaré la tuya de algunas frases. Te invito a “ponértelas” en tus vacaciones, porque durante el año la falta de tiempo será tu coartada perfecta para no hacerlo:


Los planes son un común denominador en nuestro tiempo libre. Tanto, que se vuelven más relevantes que lo que vivimos en el presente.

Da igual si para conseguir aquella foto perfecta, ver aquel sitio de ensueño o bañarme en esa playa dorada que me contaron he esperado colas interminables de turistas, he pasado un calor infernal o me he enfadado con mis hijos porque se quejaban.

En definitiva, hemos puesto nuestra energía en una idea futura, descuidando nuestro presente.

Préstate atención en el “aquí-ahora” en todos los momentos que puedas, haciendo consciente tus sensaciones y asumiéndolas como parte de un todo y no como los preparativos para un fin que es, además, incierto.

La ley universal de las vacaciones: “El máximo de cosas en el mínimo tiempo disponible”

Sin embargo, no hay prisas si el lugar al que has de llegar es a ti mismo.

Toma el tiempo necesario para disfrutarte, tienes mucho que descubrir si ahondas en ti.

¿Cómo conseguirlo? La práctica de algún deporte, paseos al aire libre o algo tan simple como escuchar tu respiración por unos instantes te ayudarán a estar más en ti.

¿Por qué será que cuando le deseamos buenas vacaciones a alguien esperamos que “desconecte”?

La desconexión implica la no toma de conciencia, por lo que las cosas pendientes seguirán pendientes, no se resolverán de manera espontánea.

Te propongo el descubrimiento y disfrute de ti mismo, cuando lo que la mayor parte de la gente busca es desconectar.

Aprovecha para resetear y restablecer tus conexiones, limpiar tu disco duro.

Te propongo “reconectar”.

Ya sabemos desde hace meses dónde iremos y qué haremos en vacaciones ¡meses! Si planteamos así nuestro viaje, es probable que aquello que no sea como esperábamos, si no llegamos a aquel lugar propuesto, nos podemos sentir decepcionados.

Permítete perderte porque a veces es la mejor manera de encontrarte; quizá te sientas más encontrado que nunca.

Con total libertad de dirección, sin expectativas, pero contigo al fin y al cabo.


Y mi amigo… ¿Qué fue de él?

En su viaje saltó, corrió, se tumbó en la hierba, sintió las piedras, el agua y la brisa… escuchó, observó.

Vibró con la sensación de que todo estaba en calma y a la vez cientos de cosas ocurrían a su alrededor.

Encontró un lugar maravilloso e inesperado. Se dio cuenta de que todo lo que vivía y descubría era para él.

Descubrió que su plan era emocionarse, disfrutar con todo y consigo mismo.

¿Y la Laguna Verde…? Nunca la encontró.

Autor
Ana Pérez

Ningún Comentario

Respuesta

*