Educamos desde el Ser, para Ser | |

13
Feb

0

La maternidad y la pérdida de identidad

Cuando empezamos nuestra etapa de maternidad o paternidad, es verdad que pasamos por una fase de pérdida de identidad:

Durante mucho tiempo, desde que somos pequeños sin querer vamos creando una expectativa de como seremos cuando seamos padres o madres. Si cogemos el ejemplo de la educación que nos proporcionaron nuestros padres o incluso nuestros abuelos, generamos una  creencia de cómo ser padres y una expectativa de como será cuando seamos padres o una familia y de cómo actuaremos.

En el momento que empezamos nuestra propia etapa de maternidad o paternidad nos metemos tanto en ese papel  que nos olvidamos de disfrutar de la etapa. Nos olvidamos de nosotros mismos, de nuestro verdadero ser. También o nos olvidamos de nuestros hijos, de disfrutar de su crecimiento y de cada segundo con ellos.

Sin querer nos vamos etiquetando y juzgando y con eso vamos juzgando y etiquetando a nuestros hijos. Nos sentimos perdidos y vamos teniendo pensamientos negativos como: “seré buena madre o padre, “mi hijo es un nervio” , “mi hijo es bueno”, etc.

Empiezan a parecer emociones como el miedo: miedo al error, miedo a equivocarnos, miedo a como saldrán nuestros hijos , miedo a las emociones nuestras y de nuestros hijos.

También entra en juego la frustración.

¿Qué es la frustración y como se genera?

La frustración se genera por todas las expectativas que hemos creado consciente e inconscientemente. Las hemos creado antes de ser padres, en el proceso del embarazo, por ejemplo, cuando ya lo somos no paramos de generar expectativas, en vez de disfrutando del momento y aprender de él, nuestra mente tiene que estar planificando cada segundo de nuestra etapa de maternidad o paternidad. Pensamos que eso nos genera tranquilidad, pero no es así,  ya que las expectativas nunca se cumplen y como no es como queríamos que fuera, ahí aparece la frustración, la ansiedad.

Y por ultimo tenemos la costumbre de cambiar quienes somos y ser quien deberíamos ser como padre o como madre

¿Quien dice cual es la mejor forma de ser padre o madre?:

Nadie. Los únicos que juzgamos somos nosotros. Dejamos de ser nosotros cuando no confiamos en nuestro potencial y  seguimos las normas de la vida o las creencias, etc.

Por ejemplo:

  •  Una madre tiene que estar en casa con su familia y por eso dejamos de quedar con nuestras amigas y disfrutar de nuestra independencia.
  • Un padre es el que tiene que generar dinero y mantener a la familia, y ¿quien ha dicho que no puedas disfrutar de tu familia, de tus momentos libres con tus amigos o con tus hijos?
  • Como soy la madre o el padre, soy yo el que manda y sale el típico comentario ” Yo soy la madre y tu el niño, así que escucha que yo tengo la razón”o ” yo soy la que mando que para eso soy la mayor”.

Y sin darnos cuenta le vamos cortando las alas a nuestros hijos y vamos creando un hijo bajo manual y no disfrutamos de ellos, ni aprendemos de ellos.

Nuestros hijos son nuestros grandes maestros y deberíamos aprender de ellos.

Seria interesante observar como no nos reconocemos a nosotros mismos, ni a nosotros como padres, ademas vamos juzgando todo aquello que vemos en nuestros hijos y así vamos cortando las alas a nuestros grandes maestros.

Que hacer hacia una maternidad consciente:

1 . Dejemos de pensar.

2. Dejemos de sentir miedo.

3. Disfrutemos del momento.

4. Disfrutemos de la belleza de la maternidad.

5. Actuemos desde el amor verdadero: aquel que no juzga, aquel que admira.

6. Disfrutemos del segundo.

7. Dejemos de querer cambiarnos y querer cambiarlos.

8. Aprendamos de nosotros, de la vida y de nuestros hijos.

“Debes amar de tal manera que la persona que amas se sienta libre”. ~ Thich Nhat Hanh

Os recomendamos el curso Coaching Educativo e Inteligencia Emocional, es un curso que nos reencuentra con nosotros mismos,  nos proporciona una nueva perspectiva de la vida.

Este curso esta enfocado a padres, madres, profesores y educadores y nos regala un abanico de recursos, para una educación consciente, para reconocer nuestras emociones y gestionarlas y ayudar a nuestros hijos y alumnos a reconocerse y gestionar sus emociones.

Ningún Comentario

Respuesta

*