Educamos desde el Ser, para Ser | |

20
Feb

0

La ruptura: un proceso de 5 fases

Superar el desamor y la ruptura con la persona con la que hemos compartido parte de nuestra vida, de nuestra intimidad, no es nada fácil.

No solo perdemos a nuestra pareja, si no también a nuestro mejor amigo/a, a nuestro/a amante.

En ese momento nos inundan un montón de emociones y recuerdos de todas las etapas de la relación, desde que nos conocemos hasta que llega a su fin y en ese resumen de recuerdos, intentamos ver que es lo que falló, o donde podríamos a ver mejorado para no llegar a ese fin.

Aunque parezca que no, tanto la persona que deja, como la persona que es dejada, pasan por las mismas 5 fases del proceso de un duelo.

¿Qué es un duelo?

El duelo es un proceso de adaptación emocional, que empezamos con cualquier perdida.

Por eso las dos personas de la ruptura, sufren este proceso.

Se mezclan emociones, recuerdos y sobre todo superar el apego a la otra persona.

Aunque se rompa todavía existen sentimientos de amor, de apego, que nos hace difícil transitar el dolor, para empezar una nueva etapa de nuestra vida.

Por eso es muy importante ser conscientes de las fases del duelo que se viven en una ruptura o en cualquier proceso de perdida y de la emociones que vamos sintiendo. Es importante ser consciente de uno mismo.

LAS 5 FASES DEL DUELO EN LA RUPTURA:

1ª FASE: ES LA DENOMINADA FASE DE NEGACIÓN O AISLAMIENTO. 

Es una etapa en la cual la persona niega todo lo que esta pasando, su mente únicamente le devuelve todos los recuerdos bonitos de la relación. La persona sigue con la certeza de que es un bache y que volverá a sus brazos. Actúa como si todo fuera normal, como si de una discusión mas se tratase y no es consecuente de sus emociones. Las camufla actuando como si nunca hubiera pasado y trata a la persona con normalidad como si nunca hubieran roto. Por otro lado, como he comentado antes, tanto el que deja, como el que es dejado, pasan por la misma fase, aunque no de la misma forma, pero sí que pasa por esas 5 fases.

También puede entrar en una etapa de aislamiento. Se inunda en ella misma para recordar e intentar ver donde falló, se queda aislada en sus emociones y pensamientos.

2ª FASE: ES LA FASE DE LA IRA.

La persona que negaba la realidad  y hacia como si no hubiera pasado nada, se da cuenta de que todo es real, de que es verdad que la relación ya llego a su fin, se siente engañado, dolorido y su mente puede llegar a pensar que se ha sentido utilizado o que ha perdido el tiempo, etc. Estos pensamientos que no ayudan a que vea mas haya de su dolor, empiezan a generar una ira o rabia hacia su ex-pareja: se siente manipulado, herido y no ve el amor llegó a su fin, o que era una relación toxica.

En esta fase empiezan a emerger los recuerdos desagradables, gritos, conversaciones que le hicieron daño, criticas, etc. Y en ese momento la persona empieza a responsabilizar al exterior de todo lo que sucedió, en vez de mirar a su interior y ver que el amor (o el apego) se acabó por parte de los dos o de uno de ellos.

Un amor con apego no es sano, sino mas bien toxico. Perdemos nuestra identidad en esa relación, nos convertimos en camaleones que nos camuflamos para seguir gustando a nuestra pareja y luego cuando vemos eso, en la ruptura, nos enfadamos con nosotros mismos, con nuestro entorno y con nuestra ex pareja.

3ª FASE: LA NEGOCIACIÓN.

En esta fase nos sumergimos en el miedo. El miedo a vivir una vida solos, de haber perdido el tiempo, etc. Nos volvemos unos grandes negociadores, intentamos negociar a toda costa nuestro regreso.

En esta fase de negociación también se genera ira, ya que la persona que esta intentando retomar la relación no consigue lo que quiere y esa negociación no llega a ninguna parte.

Intentamos reconquistar a “nuestro amor”, incluso somos capaces de chantajear para recuperar a la persona. Todas las jugadas que en nuestras manos esta, para recuperar a la persona.

Confundimos el amor con la obsesión y pensamos que cuanto mas obsesionados estemos en recuperar lo que ya fue, mas demostramos a la persona que la amamos. Pero no es así, lo único que conseguimos es mas dolor y mas ira. También entramos en una nueva fase.

4º FASE: LA FASE DE TRISTEZA O DEPRESIÓN.

En esta fase uno empieza a darse cuenta de que todo es verdad, de que la relación llego a su fin y no hay nada, ni nadie que pueda solucionarlo.

Vuelven a aparecer los recuerdos bonitos, nos repetimos mentalmente: “que hicimos para llegar a este punto” . En este momento la tristeza inunda nuestro corazón, vemos que la persona que amábamos ya no esta ahí, ya no lucha por nosotros y ya no la podremos recuperar. Todo el tiempo vivido se esfuma en un suspiro y solo nos queda ese dolor, ese vacío en nuestro interior. Pensamos que no existirá nadie que rellene ese hueco en nuestro corazón, que nos devuelva la sonrisa con solo una mirada.

5º FASE: LA FASE DE ACEPTACIÓN.

Una vez pasamos la fase de tristeza o depresión, empezamos a ver el sol.

Gracias a las amistades que nos han estado acompañando en nuestro proceso de duelo, empezamos a salir, a divertirnos, a tener el control de nosotros y ver que el mundo no ha cambiado, que sigue siendo igual que antes de empezar aquella relación.

Empezamos a conocer gente nueva, a cuidarnos, a volver a recuperar nuestra identidad, aquella que modificamos, aquella que acallamos para que una relación funcionara.

Empezamos a querernos, a disfrutar de nuestra soltería, a ver que la vida no se oscurece por no estar acompañad0/a, volvemos a sonreír, a pasárnoslo bien.

¿Qué podemos hacer?

Desde aquí no podemos asegurarte que volverás a recuperar esa relación, únicamente te podemos aconsejar que seas consciente de ti mismo y del proceso de duelo que estas viviendo, porque la inconsciencia hace que nos estanquemos en una fase y no volvamos a ver la luz en mucho tiempo.

El trabajo interior es tuyo, todos tenemos que ser consciente de uno mismo y no de lo que fallo, si no de lo que tenemos que aprender para nosotros mismos y las relaciones venideras,  pero ya no te servirá para recuperar la relación anterior, pero si para aprender y no cometer los mismos errores en una futura relación, con creencias que te limitaron, emociones estancadas, o pensamientos como: los otros tienen la culpa yo soy el perfecto. Ya que la perfección no existe.

Es muy importante soltar cualquier sentimiento de culpabilidad, pues no nos llevara a nada bueno, ya que con la culpabilidad lo único que se consigue es hacernos sentir peor y convertir el duelo en algo crónico que no te dejara rehacer tu vida.

Recomendaciones:

  • Se consciente de ti.
  • Observa a tus pensamientos: ¿estos pensamientos te están ayudando o te están limitando?
  • Pregúntate que tipo de relación quieres: como quieres que sea tu pareja, como quieres ser tú como pareja.
  • ¿Qué era lo que te hacia saltar o pasar?
  • Soltar cualquier sentimiento de culpabilidad.

Esperamos que el duelo te haga crecer como persona y conocerte mejor para poder avanzar.

Muchas veces uno solo no puede avanzar en las fases del duelo, por eso te recomiendo entrar en nuestro curso Experto en Coaching Transpersonal, nuestros cursos no solo están pensados para crear profesionales que sepan acompañar los procesos de cada cliente, si no que esta todo pensado, para que sean procesos internos, tan fuertes que puedas sanar todas las heridas que te han podido dejar procesos de duelos.

Ningún Comentario

Respuesta

*