Educamos desde el Ser, para Ser | |

06
Abr

0

Maria Montessori, la creadora del Método Montessori

En la historia de la humanidad, han sido muchas las mujeres que han dejado su sello gracias a su trabajo y sus avances. En Escuela Proyecto Ser queremos dedicar un post a una de estas mujeres que aportaron su granito de arena en la historia: Maria Montessori.

Seguro que a muchos os suena este nombre, pero quizá no sepáis exactamente dónde ubicarlo, así que empezaremos por el principio.

Resulta complicado dar solamente una profesión a Maria Montessori, ya que fue educadora, pedagoga, científica, psicóloga, filósofa, feminista y un montón de cosas más. Además, fue la primera mujer italiana que se graduó como doctora en medicina. Pese a todas estas profesiones que desempeñó, su nombre está ligado principalmente al de la educación y la pedagogía.

Se puede decir que Maria Montessori fue una de las personas que promovió el cambio y la renovación de los métodos pedagógicos a principios del siglo XX. Actualmente cuando analizamos el trabajo de Maria Montessori podemos pensar en que sus ideas son lógicas y evidentes, pero en su momento resultaban muy innovadoras e incluso radicales para algunos.

La idea que proponía Maria Montessori es que la educación se basa en un triángulo que está formado por el ambiente, el amor, y el niño-ambiente.

Gracias a su experiencia educando a todo tipo de niños, implantó lo que se ha llamado como Método Montessori, aplicado con éxito en muchas partes del mundo. Este método se basa en cuatro principios básicos: la mente absorbente de los niños, los períodos sensibles, el ambiente preparado y el papel del adulto.

Al hablar de la mente de los niños, tenemos que ser conscientes de la capacidad de adquisición de conocimientos que tenemos a corta edad. Podemos decir que la mente absorbe conocimientos, que se aprende cualquier cosa de manera inconsciente y que de ese inconsciente pasa a la conciencia.

Los períodos sensibles: los niños pasan por momentos o períodos en los que son más sensibles, es decir, que pueden adquirir una habilidad con mucha facilidad. Estos momentos tienen un tiempo limitado, son pasajeros y además la adquisición está vinculada con un determinado conocimiento.

Cuando hablamos del ambiente preparado, nos referimos a un ambiente organizado con sumo cuidado para el niño y que ha sido diseñado para fomentar el aprendizaje y el crecimiento. En este ambiente se desarrollan aspectos sociales, pero también emocionales e intelectuales, así como la respuesta a las necesidades vinculadas con el orden y la seguridad. Estos espacios tienen que ser bellos, luminosos, ordenados y cálidos.

Hablar del papel del adulto es hablar de lo que como adultos tenemos que hacer para guiar al niño, acompañarlo en el ambiente, observar sus progresos. Un educador debe ayudar y estar al servicio de la educación del niño, enseñándole no sólo conocimientos, sino también la humildad, la responsabilidad y el amor.

Maria Montessori se convirtió gracias a su experiencia y metodología en un punto clave en la educación y pedagogía actual. ¿Qué os parecen sus principios?

Ningún Comentario

Respuesta

*