Educamos desde el Ser, para Ser | |

25
Dic

0
¿Qué es la inteligencia emocional?

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es el uso inteligente de las emociones, es decir,  hacer que las emociones trabajen para nosotros, de forma que nos ayuda a  guiar nuestras conductas y los procesos de pensamiento, para así lograr  nuestro propio bienestar personal.

Por lo tanto la inteligencia emocional se refiere a la capacidad de identificar,  comprender y gestionar nuestras propias emociones y la de los demás.

Según Goleman, el padre de la Inteligencia Emocional, las personas  emocionalmente inteligentes, es decir, las personas que gestionan  adecuadamente sus emociones y saben interpretar y relacionarse con las emociones de los demás, son personas que disfrutan de una situación ventajosa en todos los ámbitos de la vida y se sienten satisfechas. En cambio, aquellas personas que no saben gestionar adecuadamente sus emociones ni la de los demás son personas que se debaten en continuas luchas internas.

Las personas emocionalmente inteligente:

  1. Saben qué emociones expresan y por qué.
  2. Percibe los vínculos o la conexión entre sus sentimientos y lo que piensan, dicen o hacen.
  3. Conocen sus puntos fuertes y débiles.
  4. Son reflexivas y se muestran seguros de sí mismo.
  5. Controlan su impulsividad y las emociones negativas o contractivas.
  6. Piensan con claridad y no reaccionan perdiendo el control cuando están sometidas bajo presión.
  7. Son personas empáticas, que comprenden los sentimientos y preocupaciones de los demás.

 

Una buena educación emocional parte de la base de unos padres o educadores emocionalmente inteligentes, capaces de reconocer y expresar sus emociones y las emociones de los hijos o educandos, empatizar y  gestionar tanto sus emociones como la de sus educandos.

Los bebés cuando nacen el único lenguaje de comunicación que tienen es el llanto. Según van creciendo irán aprendiendo a expresar sus emociones y comprender sus sentimientos y lo expresan imitando la forma que tienen sus padres o educadores de expresar sus propias emociones. Por lo tanto, el niño aprende a expresar sus emociones tal y como lo ha visto expresar en los adultos, principalmente sus padres, familiares y profesores.

Conectar a los niños con la emoción le ayuda a validarla y aceptarla y así también a liberarla.

Cuando los niños se liberan de emociones fuertes que no son capaces de gestionar por si solos o que bien les impide realizar algo o disfrutar de algo, el liberarla, desbloquea comportamientos actuales que le impiden gozar de las cosas en su totalidad o comportamientos futuros que pueden desencadenar en futuras enfermedades o limitaciones.

Es importante conectar a tu hijo con la emoción, una vez conectada, expresada y validada, tu hijo pasara a otra cosa fácilmente como si esa emoción ya no forma parte de él.

Muchos niños cuando se enfadan, gritan y pegan y no saben gestionar esa emoción, sino que se dejan invadir por la furia o por la ira de forma que pierden el control de si mismo. Si le ayudamos a tomar el control, a sentir las emociones, a expresarla de otra forma, seguramente puedan gestionar esos enfados, esa ira de otra forma que no sea gritando y pegando.

 

Desde Escuela Proyecto SER os ayudamos con el uso de las emociones.

Autor
Isabel Bueno

Ningún Comentario

Respuesta

*