Educamos desde el Ser, para Ser | |

20
Abr

0

¿Qué es la Inteligencia Espiritual?

Como es bien conocido por todas las personas que están en contacto con el mundo de la educación (padres, profesores, alumnos, etc.), nuestra sociedad dirige su atención hacia el desarrollo de una serie de inteligencias, como son la lógico-matemática, la lingüística, la corporal, la espacial-visual, la social, etc, y últimamente la inteligencia emocional.

Es evidente que todas ellas son necesarias para llevar a cabo una buena educación, pero si queremos que esa educación sea integral, debemos incorporar el desarrollo de un tipo más de inteligencia: la inteligencia espiritual.

Nuestro curso de de Coaching e Inteligencia Espiritual es un buen complemento al Experto en Coaching Educativo e Inteligencia Emocional.

Hoy en día todavía existen personas que son reacias a reconocer que en el ser humano hay una serie de preguntas, necesidades y capacidades a las que solo se les puede dar respuesta a través de la perspectiva de la inteligencia espiritual. Preguntas tales como:

  • ¿por qué nacemos?,
  • ¿de dónde venimos?,
  • ¿qué es la muerte?,
  • ¿qué sentido tiene la vida?,
  • ¿quién soy yo?.

Estos mecanismos son comunes a todos los seres humanos, por lo que la espiritualidad es una condición humana. Independientemente de que la persona tenga un credo religioso o no. Ya que existe una espiritualidad laica en la que la persona se vincula consigo mismo, con los demás y con el entorno.

Según el filósofo, teólogo y escritor Francesc Torralba:

“La espiritualidad es la dimensión del ser humano que se refiere a la manera de cómo éste profundiza en el sentido de su existencia y en su relación con él mismo, con los demás, con la naturaleza, con la Energía  y con todo lo que para él es importante. Es decir, conciencia, trascendencia y sentido”.

Caminando hacía nuestra propia y autentica FELICIDAD:

Si conseguimos llegar a la profundidad del ser, descubriremos nuestro proyecto de vida, lo que en realidad estamos llamados a ser. Viviremos la vida auténticamente desde el “yo personal”, que trasciende al ego, que es el principal obstáculo para la propia felicidad, el desarrollo de la humanidad y la naturaleza y el progreso en general.

Solo liberándonos del ego podremos desapegarnos de nosotros mismos, de los valores y creencias recibidos, para poder observarlos desde fuera, analizarlos y estimular los existentes en cada uno de nosotros de manera natural. Así lo que emanará serán creencias y valores auténticos, porque proceden del propio ser, no por imposición.

Practicar el desapego nos permite no identificarnos con lo que nos rodea (situaciones, pensamientos, emociones, etc).  Eso no quiere decir que no debamos ocuparnos de lo que sucede en nuestro entorno, sino que no debemos preocuparnos por ello, no contaminarnos de las energías negativas para así poder discernir, desde el interior, cual será la mejor solución para cada situación.

Nos trascendemos a nosotros mismos para llegar a la experiencia de pertenecer a “algo” que es mucho más valioso que uno mismo, a formar parte de un Todo, del que procedemos y que nos une a través de la energía más poderosa y universal que existe: el Amor. Un amor que libera y eleva.

Beneficios de practicar la Inteligencia Espiritual:

Para poder llevar a cabo el desarrollo de la inteligencia espiritual es necesario fomentar una serie de prácticas que ya conviene realizar desde edades bien tempranas. Algunas de ellas son:

espiritual. Preguntas tales como:

  • la meditación,
  • la atención plena,
  • el asombro,
  • el silencio,
  • la introversión,
  • la paz interior,
  • la identificación de las emociones propias y del otro,
  • la creatividad,
  • la naturaleza,
  • la música,
  • la belleza,
  • la gratitud,
  • la compasión.

Estas prácticas realizadas de manera habitual capacitarán a la persona para:

  1. Ser felices a pesar de las circunstancias, y no debido a ellas.
  2. Aceptar las situaciones que se presentan, intentar solucionarlas y aprender de ellas, sin sucumbir a ellas.
  3. Identificar lo que no va bien en su vida.
  4. Desarrollar la intuición, que es la voz del alma.
  5. Conseguir paz interior y transmitirla a los demás.
  6. Acceder a un mundo interior que lo conecta con sus cualidades de amor, paz y felicidad.
  7. Ver primero lo que los une y que las diferencias los enriquecen.
  8. Ser más honestos con ellos mismos, reconocer los defectos y virtudes propias y las del otro.
  9. Valorar lo vivido, para analizar las posibilidades del futuro, pero siempre desde el presente, el ahora.
  10. Desarrollar la creatividad, ya que mejorará la calidad de sus pensamientos, administrarán mejor el tiempo y lo que hacen durante ese tiempo.
  11. Respeto absoluto por la naturaleza.
  12. Se asombrarán cada día ante cualquier pequeño detalle, para vivir la vida plenamente y con gratitud.

Por todas estos motivos y mucho más que ya no caben en estas líneas, creo, desde lo más profundo de mi ser y desde mi propia experiencia, que es muy importante y absolutamente necesario que el ser humano comience a desarrollar la Inteligencia Espiritual..

No debemos dedicar un tiempo a la espiritualidad, debemos llenar de espiritualidad todo nuestro tiempo, es decir, toda nuestra vida. ¡Que mejor que empezar cuanto antes!

Para ello tenemos nuestro curso en Experto en Coaching e Inteligencia Espiritual, que no solo trabaja todas las herramientas para desarrollar la Inteligencia Espiritual, sino que las combina con herramientas de Coaching, PNL, etc.

¿Os imagináis que hubierais podido crecer con todas esas herramientas en vuestras manos para poder llevar a cabo vuestro proyecto de vida y construirlo día a día en completa felicidad?

Pues ese es el objetivo  de la inteligencia espiritual.

Espero de todo corazón que así sea.

Autor
Paula Cantallops

Ningún Comentario

Respuesta

*