Educamos desde el Ser, para Ser | |

21
Feb

0

Soy merecedor de lo que tengo y de lo que quiero:

Muchas veces cuando hablamos de La ley de la Atracción y de la Abundancia nos dejamos algo atrás que es muy importante para que seamos personas abundantes en todos los aspectos de nuestra vida y es el Merecimiento.

Que seamos merecedores de ser abundantes, de lo que tenemos y de lo que queremos es un hecho, es decir, todos somos merecedores de tener, de querer, y de ser abundante, el problema radica en nuestro sistema de creencias, que nos limita, ya que si no nos creemos que somos merecedores no podremos ser abundantes, pues creemos que eso que tenemos o que queremos no es para nosotros, entonces o lo perdemos o no llega nunca.

La mayoría de las veces nos creemos que no somos merecedores, porque así lo aprendimos de pequeños, “tú no puedes”, “no te lo mereces”, “eso está mal”, “no pidas mas”, etc.

De niños nos enseñaron a auto-culparnos y auto-castigarnos. Adquirimos el vicio de la auto-crítica y de la auto-rotulación, a ponernos etiquetas y a criticarnos de forma poco constructiva, utilizando un sistema de creencias y autoevaluación inadecuado.

La autoestima es el sentir que somos merecedores de todo aquello que se nos brinda. Somos merecedores del amor, de la amistad, del éxito, de los aprendizajes, de las personas que nos acompañan en el camino, de todo aquello que nos hace sentir bien y avanzar, ya que en nuestro interior nos reconocemos y nos aceptamos tal y como somos. Somos merecedores de todo lo que soñamos.

El No merecimiento, es algo muy común en personas con baja autoestima, personas que viven desde el miedo, la culpabilidad, los apegos, la necesidad de reconocimiento, etc.

Es importante ser consciente de cuáles son nuestras creencias sobre si merecemos o no merecemos, si somos merecedores de la vida que tenemos y de la que queremos tener para que la abundancia pueda entrar en nuestra vida.

Todo esto lo explicamos en nuestro curso de Experto en Coaching Transpersonal. Para más información

PULSA AQUI

Autor
Isabel Bueno

Ningún Comentario

Respuesta

*