Educamos desde el Ser, para Ser | |

04
Jun

0

Vivencia de una alumna del 2º Módulo del curso Experto en Coaching Educativo e Inteligencia Emocional.

Seguimos compartiendo en estos artículos el recorrido que ha hecho una de nuestras alumnas en el curso Experto en Coaching Educativo e Inteligencia Emocional.

Para los que no leyeron el primer Post os lo recomendamos para poder empezar su recorrido desde el principio: PINCHA AQUI:

En este segundo artículo os dejamos el Módulo 2, donde se trabaja el Mindfulness o Atencion plena:

MÓDULO 2: MINDFULNESS. ATENCIÓN PLENA

Recuerdo cuando empecé a leer este segundo módulo del curso Experto en Coaching Educativo e Inteligencia Emocional. Sólo pensar en controlar la respiración como me habían propuesto anteriormente con otras técnicas de relajación, ya me producía tensión.  Hace años aprendí una técnica de relajación muscular progresiva de Jacobson que actualmente sigo practicando pero reconozco que me costó mucho tiempo y esfuerzo lograr que fuera eficaz. Al principio solo conseguía el efecto contrario, me ponía mucho más nerviosa intentando controlar la respiración.

La atención plena es diferente porque no hay control, solo observación. Así que si se acelera no la mantengo para bajar el ritmo, que era lo que a mi me agobiaba todavía más. De esta forma solo atiendo y con la práctica he conseguido centrarme más en el cuerpo para relajarme. Además me ha ayudado a conocer mi cuerpo, algo totalmente desconocido para mí porque no atendía a como estaba en el aquí y ahora, no atendía si estaba tenso o no, solo me preocupaba de liberarlo. Ahora puedo reconocer como está y sé interpretar lo que me dice. Noto cuando empieza a aparecer la tensión en los hombros, la rigidez de cuello, dolor en la boca del estomago, respiración agitada. De esta forma puedo anticiparme a momentos fuertes de tensión, ansiedad, ira.

Aunque reconozco que para mí la meditación supone un reto diario. He probado varias opciones, pero la opción que mejor me ha permitido conectar con mi yo interno ha sido la que se explica en este módulo del curso Experto en Coaching Educativo e Inteligencia Emocional, con mi cuerpo y con mi mente es nadando.  No sé si será la mejor forma de meditación pero a mi me funciona. Estar quieta y centrarme únicamente en cuerpo y mente, sin distracciones, sin dialogo interno, para mí es prácticamente imposible, necesito movimiento. Y nadando es como lo consigo, sin ruido, sin ver nada más que agua, sintiendo el cuerpo como tensa y destensa en cada movimiento, con la respiración rítmica y profunda.

La atención plena me ha enseñado a estar presente de forma consciente. Antes era una madre omnipresente físicamente, yo era la que les vestía por la mañana, les llevaba al colegio, les recogía, les llevaba al parque con la merienda, les daba el baño, les hacia la cena y les acostaba. Y así cada día.

Pero realmente la mitad del tiempo estaba corriendo porque no me daba tiempo a todo, pensando en que podía hacer para cenar mientras les bañaba, con prisas para ir a la cama porque después tenía que planchar….

Al final me daba cuenta de que no había jugado con ellas, no había escuchando sus anécdotas del colegio…. No les había atendido de forma consciente, solo estaba presente físicamente. Entonces Marina empezó a enfadarse por quitarse la ropa al volver a casa. Por supuesto, yo lejos de entenderle me enfadaba subiendo todavía más el tono del conflicto. Ella llamaba mi atención, pero ¿cómo podía ser si estoy todo el día con ella? La respuesta estaba aquí, en la atención plena.  Yo estaba con ella, pero no con los cinco sentidos, no escuchándole ni atendiéndole; y ella así me lo reclamaba.

Ahora dejo el reloj al entrar en casa y me esfuerzo en poner atención cuando estoy con ellas. Echando la vista atrás, me doy cuenta de lo estricta que era con horarios y disciplinas, y todo lo que me he perdido por eso. Aquí es cuando a empecé a entender que debía de soltar el control, aprender a ser flexible porque eso me estaba limitando, y en consecuencia a mi familia.

Había perdido la capacidad de disfrutar de esas pequeñas cosas siempre sometida al ritmo y disciplina frenética y el idealizar otros tiempos, tanto pasados como futuros. Pensaba que esa sensación de fracaso, de enfado permanente, de ansiedad,  acabaría desapareciendo cuando crezcan las niñas, cuando Pedro asiente en el trabajo, cuando podamos ir de viaje… Sin entender que es aquí y ahora donde podemos estar como nosotros queramos, porque depende de nosotros mismos. Y aprender a no identificarnos con las emociones, que van y vienen, y son algo natural del ser humano. Es mucho más fácil aceptarlas y aceptarnos;  no soy triste, me siento triste.

Algo también fundamental que empecé a trabajar en este modulo 2 del curso Experto en Coaching Educativo e Inteligencia Emocional y que conlleva gran esfuerzo aunque a priori no lo parezca, es no juzgar. Cuando rellené el primer cuestionario a la hora de empezar el curso, creo que dije que era una de las cosas que menos me gustaban de los demás, eso y la falta de empatía pensando que yo controlaba bastante el juicio moral hacia los demás. ¡Y que equivocada estaba! Sobre todo con mi familia, había establecido roles que convertían comportamiento en identidad, haciendo juicio de valor en muchas situaciones sin ponerme en su lugar, por supuesto sin pensar en una intención positiva.

Y aunque reconozco que hay veces que sigo cayendo en el juicio fácil, cuando respondo de forma automática sacando a la  luz mi yo primitivo, hago un gran esfuerzo por ver la situación desde su mapa, valorando la intención positiva de lo que ha hecho, y de esta forma disminuyen los reproches, en vez de enfadarte ofreces ayuda porque has entendido a la otra persona y quizás en su situación tu habrías hecho lo mismo o por lo menos sabes que ha hecho todo lo que ha podido con los recursos que tenía.

De verdad, pocas cosas hacen sentir la paz interior que te da no juzgar a los demás, no sentir que tu lo harías mejor sino entender y si se necesita, acompañar.

Para solicitar info o el programa del curso: PINCHA AQUÍ

Próximamente seguiremos con las reflexiones del Módulo 3 del curso:

“Cómo conectar con nuestros hijos, alumnos o educandos”.

Experto en Coaching Educativo e Inteligencia Emocional.

Ningún Comentario

Respuesta

*